Slide Nuestras reflexiones sobre actualidad penal y algunos consejos preventivos.
[Blog]

Delito contra la seguridad vial: ¿y si tengo permiso de conducción extranjero?

abril, 2022

Imaginemos que una persona de nacionalidad alemana decide viajar a Barcelona para visitar a un conocido. Durante su estancia, coge prestado el vehículo de su amigo y circula por el centro de la ciudad. En un determinado punto, es sorprendido por un control policial rutinario donde le requieren el permiso de conducción. El sujeto manifiesta que posee permiso de conducir, expedido en su país de origen, pero no lo lleva consigo. La pregunta es: ¿constituye esta situación un ilícito penal?

La respuesta es no. En principio, de conformidad con el art. 384 párrafo segundo del Código Penal, conducir sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción constituye un delito. Sin embargo, el Tribunal Supremo ha matizado dicho extremo en relación con quien posee permiso o licencia en el extranjero (vid. SSTS 507/2013 de 20 de junio, 369/2017 de 22 de mayo y 209/2022 de 9 de marzo).

En primer lugar, el art. 384 CP refiere a la obtención, no a la validez en nuestro derecho, del permiso o licencia de conducción. Así pues, el tipo penal no hace distinción sobre si el permiso de conducción ha sido obtenido dentro o fuera del territorio nacional.

En segundo lugar, la redacción “sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción” no exige en ningún momento que dicho permiso o licencia deba ser vigente o válido para conducir en España, sino que permite su expedición por la autoridad de cualquier país extranjero, susceptible de ser reconocido por el Estado Español.

En tercer lugar, la idea es penalizar a todos aquellos que se aventuran a pilotar un vehículo de motor sin haber obtenido nunca un permiso. Por consiguiente, el bien jurídico protegido es la “seguridad vial” y no tanto el control por parte de la Administración Española de las habilitaciones para conducir. En este sentido, se entiende que hay una “puesta en peligro” cuando quien maneja el vehículo no ha demostrado nunca las capacidades mínimas para realizar tal actividad. Por ende, haber obtenido una habilitación en algún país distinto al que se está conduciendo, sin llevar consigo la correspondiente licencia de conducción, excluye esa presunción legal de peligro y la situación quedaría reducida a una mera irregularidad administrativa. Sin embargo, este extremo no impedirá la tramitación del correspondiente proceso penal, en el que el conductor extranjero deberá de todos modos defenderse en los juzgados de nuestro país, acreditando de forma fehaciente haber obtenido de forma previa y en su país de origen la correspondiente licencia de conducción.

***
Otras reflexiones sobre actualidad penal y algunos consejos preventivos aquí.