[Blog]

¿Abuso de superioridad también en un delito de robo en coautoría? (II)

septiembre, 2020
(Leer primera parte)

 

Imaginemos que cuatro sujetos se conciertan para cometer un delito de robo en coautoría en casa habitada, utilizando violencia y/o intimidación en las personas al cometer el delito. Más allá de otros problemas sobre los que algún día nos pronunciaremos -como es la cuestión de la delimitación entre la intervención a título de coautoría y el tipo penal de pertenencia a grupo criminal (a propósito, recientemente, STS, Sala de lo penal, núm. 413/2020, ponente: De Porres Ortiz de Urbina), lo que aquí se plantea es si cabe aplicar, sin vulnerar con ello la prohibición de la doble sanción, la circunstancia agravante consistente en ejecutar el delito de robo con abuso de superioridad en supuestos clásicamente considerados de coautoría. 

Según el Tribunal Supremo, la apreciación del abuso de superioridad requiere tres elementos:

1º) “la existencia de una desproporción efectiva y real entre la parte agredida y la agresora que determine un desequilibrio a favor de esta última”

2º) “que ese desequilibrio se traduzca en una disminución de las posibilidades de defensa ante el ataque concreto que se ha sufrido

3º) “que el sujeto activo conozca y se aproveche de ese desequilibrio y de sus efectos para la ejecución del concreto hecho delictivo” (vid. STS, Sala 2ª, núm. 229/2020, de 26 de junio, ponente: Colmenero Menéndez de Luarca, FD 2º). 

Así pues, parece que, sobre la base de este criterio jurisprudencial, si bien la intervención a título de coautoría se aproxima a uno de los elementos del abuso de superioridad, no serían conceptos coincidentes. Si bien la comisión de un delito en coautoría configura la propia existencia del delito en cuestión -es un elemento esencial de ese hecho delictivo-, la aplicación del abuso de superioridad es algo que acompaña de forma secundaria la ejecución del delito. Desde luego, en los delitos de robo con intimidación se añade otra discusión. A saber, la distinción entre el concepto de intimidación que configura el tipo penal y la aplicación del abuso de superioridad.