Slide Nuestras reflexiones sobre actualidad penal y algunos consejos preventivos.
[Blog]

El Stalking o cuando el hostigamiento puede llegar a ser delictivo

octubre, 2021

El artículo 172 ter del Código Penal castiga con la pena de prisión de tres meses a dos años o multa de seis a veinticuatro meses, a quien acose insistente y reiteradamente a una persona, alterando -de este modo- gravemente su vida cotidiana, a través de alguna de las siguientes conductas:

1ª) La vigile, persiga o busque su cercanía física.
2ª) Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas.
3ª) Mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella
4ª) Atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Según la Exposición de Motivos de la LO 1/2015 por la que se introdujo en nuestro Código penal este delito de acoso, el objetivo del legislador era penalizar -de forma expresa- determinadas conductas que, pese a su gravedad, no podían ser consideradas propiamente coacciones ni amenazas.

Sin embargo, este tipo de situaciones que, lamentablemente, son cada vez más habituales, atentan de forma directa contra la libertad de quienes las padecen, menoscabando su sentimiento de seguridad y tranquilidad.

Nos referimos al denominado stalking, término utilizado para referirnos a aquellos contextos en los que una persona es víctima de conductas obsesivas por parte de un tercero y que se traducen en persecuciones o vigilancias constantes, llamadas telefónicas o mensajes de texto reiterados y otras conductas que podrían ser consideradas de «hostigamiento».

Se trata de un tipo de acoso adaptado a nuestra nueva realidad marcada por la constante comunicación entre las personas y la necesidad de localización permanente que, en situaciones críticas o de mala relación personal, pueden desembocar en auténticas dinámicas peligrosas para la libertad y seguridad de las personas.

En este sentido, es importante conocer que la Ley protege a los ciudadanos de este tipo de atmósferas complicadas y saber identificar a tiempo si nos encontramos ante una situación de stalking.

De este modo, se podrá evitar llegar a los casos más graves que acaban provocando un cambio en los hábitos de la víctima, lugares a los que se acude por ocio, números personales de contacto, uso de aplicaciones móviles, horarios de transitar por una determinada zona o, incluso, cambios de residencia o de trabajo. 

Otras reflexiones sobre actualidad penal y consejos preventivos en nuestro Blog.